top of page

Relato de un rescate

Actualizado: 10 ene 2022



- Mamá corre, corre, ven a ayudarnos!!!


En medio de nuestro paseo por el bosque mis hijos gritan.


- ¿Qué pasa? ¿Dónde estáis?


Jadeando y agitado mi hijo llega corriendo.


- Con las lluvias se ha deslizado la montaña y hay un panal de abejas roto en medio del camino. Todas las abejas están intentando rescatar a sus crías. Les hemos dicho que las vamos a ayudar. Estamos intentando con palos intentando reunir los trozos del pañal.


- Tenéis que ir con cuidado, estarán agitadas y os pueden picar.


- No, mama, tranquila, les hemos dicho que las vamos a ayudar y no nos están picando. La abeja reina ha venido, se nos ha posado encima, se ha estado un rato y luego se ha ido. Todos los bebés abeja están allí y las están intentando rescatar.


Vamos a toda prisa allí donde está el panal destrozado. Decenas de abejas revolotean visiblemente alteradas de un lado a otro. Mis hijos me enseñan el lugar donde estaba el panal que se ha quedado roto al descubierto, montones de ellas vuelan de un lado a otro intentando organizarse. Los trozos que se han roto se han caído montaña abajo y no tenemos forma de reunirlos.


Me acerco a uno de ellos y veo en el panal los bebés abeja dentro del panal. De pronto observo una de ellas que enfoca su atención en uno de los bebés y comienza a intentar rescatarlo. Nos mantenemos en silencio, desde el respeto contemplando el esfuerzo entre todas por ayudar al bebé. Después de muchos intentos, la abeja consigue sacar al bebé que, por lo que nos parece, ya está muerto.


Hablamos con las abejas y les abrimos nuestra ayuda. Con palos empujamos los trozos que están más cerca para reunirlos, no sabemos qué más podemos hacer. Permanecemos en silencio y juntos les enviamos Reiki para aportarles Fuerza y Luz en ese momento.


Días después me cuentan mis hijos que a cientos de metros de distancia de dónde ocurrió el deslizamiento del panal, sentados en el campo, la abeja reina se acercó. Se posó en su cara, se detuvo unos segundos y después de lo que mi hija sintió como un beso, se fue volando.


bottom of page