top of page

Trufas sanas, veganas y deliciosas

Actualizado: 10 ene 2022



Empezaremos con buen gusto de boca, con un dulce... Hace un tiempo ofrecí a un amiga un trozo de un bizcocho que había hecho, le dije que lo probara que estaba hecho con azukis y remolacha y aceite de coco y...

Me miró de reojo y me dijo: "Pero ¿es sano o está rico?

Y es que tenemos asociado que comer sano o vegano es comer insípido. ¡¡Y nada más lejos de la realidad!!

Me encantan las recetas sencillas y sanas, que nutren al Alma y al cuerpo y que además están buenísimas.

Esta es una de esas recetas.

Os proponemos estas trufas de cacao. Son una gran fuente de nutrientes, fáciles de llevar y de comer!!

Compartir espacios en la cocina sana con nuestros hijos es un momento precioso. Además es un forma de tomar consciencia de los alimentos, de sentirlos y de vivir el proceso de creación además del desarrollo de los sentidos al tocar la masa, la psicomotricidad fina al darle forma a las trufas. Esta es una receta sencilla para compartir la elaboración con ellos.

Para elaborar la receta necesitarás estos INGREDIENTES:

* 3 Boniatos asados al horno

* Aceite de avellana (opcional, también puedes si quieres hacerlo con aceite de coco que cuajará más la masa al refrigerar y añadirá otras propiedades)

* Polvo de cacao puro

* Coco rayado o en polvo

* Harina de almendra (almendra en polvo)

* Azúcar de coco o 4 dátiles medjoul triturados (si quieres un plus de dulce)

* Aceite esencial de Hinojo+ (la etiqueta + de YoungLiving indica que ha sido aprovado para su ingestión)

Siempre que puedas procura que sean productos ecológicos por respeto a la Tierra y a tí y los tuyos!!

ELABORACIÓN: - Pelas los boniatos y ponlos en un recipiente amplio. Con un tenedor ves aplastando los boniatos sin que queden hebras ni grumos hasta que quede una textura fina.

- Toma una cucharada de aceite de avellana. Nosotros lo compramos en www.vomfass-barcelona.com en un principio por sus propiedades drenantes para aplicar nuestros aceites esenciales para hacer masajes en las piernas. En esta receta aprovecharemos sus propiedades nutricionales y nos aportará un sabor super rico.

- Añade 1-2 gotas de en la cucharada de aceite de avellana de aceite esencial de Hinojo+, le dará un sabor anisado sano. Puedes dejar volar tu imaginación y experimentar con sabores a través de los aceites esenciales + de YoungLiving aprobados para su ingestión: Menta para un sabor "After-Eight", Naranja, Pomelo,...

Sabías que…

el aceite esencial de Hinojo es un gran acompañante en la lactancia materna y para tus digestiones. Aplicado a nivel tópico es una ayuda en la gestión del estrés, ya que armoniza el sistema neurovegetativo (simpático y parasimpático).

- Mezcla bien el aceite de avellanas con el aceite esencial con toda la masa de boniato.

- Añade entonces poco a poco el coco rayado o en polvo hasta obtener una masa homogénea y un poco densa. Puedes añadir harina de almendra (almendra en polvo) si no te gusta el coco o si quieres puedes mezclarlos.

- Añade 1 cucharada sopera generosa de polvo de cacao puro y mezcla bien con la masa

- Si quieres un plus de dulce añade una cucharadita de azúcar de coco, le da un gusto tostado riquísimo. También puedes añadir caramelo de dátil. Para ello toma 500 g de dátiles deshuesados, 250 ml de agua (o un poco más depende de la textura que quieras) y una pizca de sal, ponlo todo el la batidora y tritura hasta que se haga una pasta homogénea (añade más agua si quieres una textura más ligera), te aguantará una semana en la nevera.

- Pon en un recipiente cacao en polvo. Toma pequeñas porciones de la masa y dale forma de bolita. Pásala entonces por el cacao en polvo para rebozarla. Puedes ponerlas en moldes de papel o directamente en un recipiente preferiblemente con tapa para que no absorba olores

- Refrigeramos en nevera un par de horitas y disfrutar!!

Con esta receta base puedes hacer todas las variaciones que se te ocurran y hacerla más nutritiva y energética y descubrir nuevos gustos. Puedes añadir semillas de chía a la masa o rebozar las trufas con ellas, añadir trocitos de avellana, añadir lúcuma a la masa o unas gotas de otro aceite esencial o añadir manteca de cacao y hacerlas más sólidas...

NUTRIÉNDONOS CON...

Boniato: Los nutrientes mayoritarios del boniato son los hidratos de carbono, compuestos por igual por almidones complejos y azúcares simples. Pese a su dulzor, su carga glucémica estimada, una vez cocido o asado, es de 7, lo que indica que la glucosa pasa lentamente a la sangre sin provocar subidas bruscas de insulina. Es rico en provitamina A esencial para la piel, la salud visual y el desarrollo óseo. También destaca su contenido en vitaminas C, B6, B5, B1 y B2. En cuanto a minerales, sobresale su aporte de manganeso, potasio, cobre y hierro. Es rico en fenoles y flavonoides que, junto con proteínas como el glutatión y sus vitaminas y minerales, refuerzan su poderoso efecto antioxidante. El glutatión, por otra parte, es desintoxicante y ayuda a eliminar el cadmio, el paracetamol o algunos contaminantes ambientales. El boniato activa el bazo y el pulmón y consolida el riñón, además de calentar y fortalecer el organismo. Tener en cuenta que contiene oxalatos así que las personas con trastornos renales deben moderar su consumo.

El cacao puro se considera sin duda un gran superalimento por todos los beneficiosos que aporta a la salud. Se catalogaba como alimento divino y simbolizaba para los mayas el vigor físico y longevidad. Lo usaban como medicina por sus propiedades estimulantes y reconstituyentes. Es uno de los alimentos con una mayor concentración de antioxidantes. Tiene un alto contenido natural de proteínas y fibra que contribuyen a aumentar y conservar la masa muscular y al mantenimiento de los huesos en condiciones normales. Además, es rico en un mineral vital para el organismo, el magnesio, y una pequeña ración de 30 g cubre con creces el hierro recomendado al día. Otros minerales, como calcio, fósforo, cobre, manganeso y, en menor medida, selenio, potasio y zinc, también están presentes. Sus flavonoides mejoran el humor, combaten la depresión y protegen la actividad cognitiva. La feniletilamina contenida en el cacao le otorga efecto afrodisiaco y es responsable también del "momento felicidad" que se da tras comer chocolate. A pesar de ser un alimento excelente no se debe abusar de él: puede ser algo adictivo por la teobromina, un excitante similar a la cafeína.

El aceite de avellana es uno de los aceites con mayor contenido en ácidos grasos esenciales, además de Vitaminas A y E y rico también en calcio, magnesio y potasio.Es un aceite hidratante, calmante, reparador y suavizante y no deja sensación grasa porque es muy penetrante, por lo que no es comedogénico, en absoluto, ni deja residuo graso. Es el aceite preferido para dar masajes ya que permite una buena penetración de los activos y aceites esenciales. Debido a su alto contenido en lípidos es un aceite propenso a la oxidación por lo que es aconsejable añadir vitamina E si se va a tardar en consumir una vez abierto.

Del contenido en minerales del coco, destacamos que es rico en potasio, fósforo, magnesio, sodio, calcio, hierro, zinc, selenio y yodo. En cuanto a vitaminas, el coco fresco tiene vitamina C, B3 o niacina, E o tocoferol, B6 o piridoxina, B1 o tiamina, B2 o riboflavina y B9 o folato. Pese a que el coco es un alimento calórico, es útil incluirlo en dietas para adelgazar porque activa el metabolismo y contribuye a la pérdida de peso y es un supresor natural del apetito. Las grasas saturadas que presenta tiene muchas propiedades medicinales, a pesar de ello no es recomendable excedernos en su consumo. Se descubrió que los ácidos grasos del coco van directamente al hígado desde el tracto digestivo y no se utiliza como fuente de energía rápida y se transforma en compuestos llamados cuerpos cetónicos, que puede tener un efecto terapéutico en los trastornos cerebrales, tales como la epilepsia o la enfermedad de Alzheimer. Además se le reconocen propiedades antimicrobianas.

El aceite esencial de Hinojo+ abre el apetito, facilita la digestión y la eliminación de gases. Ayuda en la producción de leche materna. Es muy interesante como acompañante en un ciclo menstrual regular. Ayuda en la gestión del estrés, ya que armoniza el sistema neurovegetativo (simpático y parasimpático). Apoya en los masajes para unas piernas ligeras. A nivel olfativo trae claridad a las ideas y facilita la toma de decisiones con un mejor discernimiento. Calma las emociones para que estas no desborden nuestras capacidades cotidianas. Ayuda a recuperar la alegría cuando ésta queda oculta por sentimientos de culpabilidad. Evita el autorechazo cuando uno se siente culpable por un comportamiento determinado. Ayuda a aceptar la maternidad. Para trabajar cualquiera de los aspectos mencionados a nivel olfativo basta oler directamente el frasco varias veces al día.

Si quieres saber más de las maravillosas propiedades de los aceites esenciales o quieres adquirir algún aceite esencial, puedes escribirnos a unavidaconalma@gmail.com

Commentaires


bottom of page